Archivo

Archive for the ‘animation’ Category

Persépolis: El crecimiento enredado en la política

La obra de Marjane Satrapi publicada entre el 2000-2003, en este trabajo (ya sea que estemos leyendo el comic o mirando la película) es increible la fusión de una historia social y política de una nación y el crecimiento de una niña que no es otra más que la autora.

A los ojos de largas filas de generaciones se ha pasado la influencia de la política en la vida, se han cayado comentarios e ideologías con el único fin de no disctutir (dejando de lado la opresión y el fascismo). Cada vez que se habla de política internacional terminamos viendo los mismo tópicos: Guerra Mundial (primera o segunda), Guerra en Irak, la Guerra del Golfo o Pearl Harbor. Serán los estandares estadounidenses los que nos impongan las temáticas históricas que traten las películas de grandes estudios o las historietas de mayor alcance y nos dejen el rincón alternativo a las luchas que ellos ven como insignificantes cuando en realidad son las que dañan su ideal perfecto trazado bajo la línea de “el sueño americano” (que no incluye a toda amércia, por supuesto).

Marjane Satrapi desafió aquel standard imponiendo una historia particular, tan suya como del pueblo entero de Iran y eso nos deja a nosotros el fiel reflejo del crecimiento de un alma en plena revolución social. Aquí, en Argentina, podemos hablar durante días sobre aquellos que crecieron en épocas de conflicto social, pero la realidad es que nuestro país no pudo superar las diferencias ideologicas y desarmó, mató y desapareció familias enteras donde encontraríamos este tipo de debate ideológico. En América esta historia se repite.

La magia en la obra de Satrapi pasa por la capacidad de ver a una niña buscar soluciones que no distan de las adultas, en buscar las respuestas adecuadas a cada momento de su vida (porque la niña crece, obviamente)  envuelta en una red social de complejo movimiento. El crecimiento intelectual acompañado de las ideologías de preponderancia politico social suele dar como resultado a aquellos sujetos que en el mañana luchan y concientizan de que las realidades sociales tienen alternativas: un docente, un escritor, un padre, un compañero, etc. Todos aquellos que tienen sus edades atrapadas en la política mañana lucharan por la igualdad y el sentimiento de todo lo que los formó como personas, serán los que hoy nos den las llaves para intentar.

Hoy tenemos a Marjane Satrapi tratando de concientizar que no todo es como parece cuando ponemos CNN y vemos imágenes de Guerras prefabricadas y presidentes electos en elecciones que no eligen. Una historieta publicada en gran cantidad de idiomas (la versión en español es de Norma) y una película de fácil alcance en distintos lugares. Mi recomendación es ver las dos cosas, comparar y analizar que es lo que a uno le queda de una lucha propuesta desde la infancia.

Anuncios

La musicalidad del silencio en Michaël Dudok de Wit

No es fácil hablar de Michaël Dudok de Wit hoy por dos razones: una es que ya ganó un Oscar con su corto Father and Daughter (y aparte tuvo otra nominación con The Monk and the Fish); la otra razón por la que me complica hablar de él es que voy a hacer mención a su uso del silencio, materia que me tiene obsesionado desde hace unos años en todas sus variantes.

Yendo por partes, de Wit (1953, Holanda) es un graduado de la West Surrey College of Art, cosa que importa poco, porque lo importante es el estílo que lo caracteriza. Siguiendo las líneas de la tradición oriental (lease China y Japonesa), impone un simplismo claro en cada trabajo, líneas definidas y colores bien trabajados por su textura y su brillo, hechos en acuarela que exige un esfuerzo grande para los tiempos que corren en el que la tecnología le permite hacer un corto a cualquiera.

Pero haciendo honor al título de este post, es pertinente hablar de la falta de diálogo en sus cortos. No es un problema, ya que se ve sustituído por una serie ritmica elegida especialmente para el dibujo, como si la música y el dibujo se hubieran compuesto en simultaneo. Sin ir más lejos, el último trabajo de de Wit (The Aroma of tea, 2006) muestra una combinación en el arte de la composición simetrica, si los matemáticos me permiten llamarla así; este corto esta hecho por completo en dibujos a base de té y durante los 3:20 minutos que dura podemos seguir el recorrido de un punto impulsado sólo por la música o, si se quiere complicar la cosa, impulsado por la musicalidad que el silencio le brinda, que le da el preciado movimiento.

Les dejo para que vean la obra que le valió a de Wit su primer nominación al Oscar, con la música de La Follia, de Corelli que es una interpretación bellisima.